EL MEJOR REGALO

Posted by Isaías Godoy on Dec 25th 2019

¿Cual es el regalo que más has querido? Hace muchos años, cuando tenía alrededor de 10 años, el regalo que más quería era un balón de fútbol. Aún recuerdo muy bien que en navidad había una sorpresa para mi. Muy dentro de mi deseaba con ansias que ese regalo fuera ese balón de fútbol con el cual podría jugar con mis amigos y practicar el deporte que más amaba. Cuando me desperté y abrí mi regalo, la emoción que tuve no la pude contener; finalmente ¡mis papás me regalaron un balón oficial de la FIFA!

Después de muchos años, ese balón comenzó a gastarse en sobremanera hasta que ya no servía más. Ese balón lo disfrute por muchos años, pero tristemente no duró toda la vida.

A pesar de que ese fue el mejor regalo que recibí en ese momento, ciertamente su valor sentimental duraría hasta el día de hoy. Sin embargo, lo material se desgasta con el tiempo y no dura para siempre. Hoy en día mucha gente hasta cientos, miles, aún millones para comprar los regalos más hermosos. Sin embargo, por más valioso que sean estos regalos, todo lo material tiene un fin.

A diferencia de estos regalos materiales, hay un regalo en particular que sí dura para siempre. Un regalo que no está basado en una emoción, ni mucho menos en lo visual. Sino que es un regalo cuyo fundamento es una promesa, un pacto. Este regalo, es el regalo de la salvación a través de Jesucristo.

Después de la caída de Adán y Eva, Dios prometió que la simiente—literalmente la semilla—de la mujer finalmente vendría a herir a la serpiente quien influenció a la mujer a desobedecer (Gen. 3:15). Esta simiente, o bien, persona, fue nuevamente anunciada y prometida cuando Dios anunció y estableció el pacto con Abraham. Esta simiente es la que finalmente vendría muchos años más tarde para cumplir lo prometido: la gracia y la redención de nuestros pecados.

La mayor parte de nosotros conocemos la historia del adviento. Sabemos que esa promesa, ese mejor regalo, llegó a este mundo cuando finalmente Jesucristo nació. En algún lugar, el pastor John MacArthur sabiamente dijo que el significado de la navidad se resume en tres palabras: “Dios con nosotros.”

Ese mejor regalo, esa promesa, ese pacto, se verían cumplidos cuando Jesus murió en la cruz del calvario para dar su vida por su pueblo y para quitar los pecados de aquellos quienes por gracia hemos recibido el don de la salvación. Lo más hermoso es que esta promesa no se quedó en la tumba. Sino que después de tres días, Dios resucitó a su hijo unigénito, la simiente de Eva, la simiente de Abraham, para garantizar que la muerte había sido finalmente vencida y que a través de El, nosotros podríamos tener comunión con Dios para siempre.

El mejor regalo en esta navidad, no es una televisión nueva, ni la mejor ropa. Tampoco un carro último modelo. O incluso, una casa o el viaje al lugar más caro y exótico del mundo. El mejor regalo que uno puede recibir esta navidad es la salvación que Dios ha ofrecido a través de su Hijo Jesucristo. Todos los regalos que podamos recibir en este mundo tendrán un fin. Pero el mejor regalo que Dios ofrece a través de Jesús, es un regalo que durará para siempre.

Solus Christus.

.

.

Isaías Godoy es egresado del Master’s Seminary con Maestría en Divinidad (M.Div.) y Maestría en Teología (Th.M.). Isaías sirve como diácono y misionero en la Iglesia Cristiana Remanente en la Ciudad de México y como profesor del Seminario Bíblico Palabra de Gracia. Actualmente, el y su esposa Gaby, residen en la Ciudad de México como misioneros de Grace Community Church. ¡Soli Deo Gloria!

Suscribirse

Al suscribirte recibirás información de LifeWay México, eventos y podrás bajar muestras gratuitas de algunos de nuestros recursos.

Hubo un problema en el formulario. El error ha sido marcado abajo.
Por favor, escribe tu primer nombre
Por favor, escribe tu apellido
Por favor entra un correo electrónico válido

Aviso de privacidad.